Ehrlichiosis Monocítica Canina.

Informe Técnico Diagnotest

Ehrlichiosis Monocítica Canina.

Generalidades

Ehrlichia spp. corresponde a un grupo de bacterias intracelulares gram-negativas, de la familia Rickettsiae, con distribución mundial, potencialmente zoonóticas, las cuales, necesitan de un mamífero como reservorio, y de un artrópodo como vector para ser transmitidas.

La Ehrlichiosis Monocítica Canina (EMC) es una enfermedad grave, cuyos signos clínicos son inespecíficos, e incluyen: depresión, letargia, anorexia, fiebre, linfoadenomegalia, esplenomegalia y pérdida moderada de peso. Pueden presentarse petequias y equimosis en la piel y membranas mucosas y, ocasionalmente, epistaxis. Aunque las alteraciones hematológicas son complejas y multifactoriales, tanto en pacientes agudos como crónicos, la trombocitopenia se presenta frecuentemente en la infección por Ehrlichia spp., acompañada de anemia y de cambios en el recuento de leucocitos.

Consideraciones clínico – patológicas

En los animales infectados por Ehrlichia canis, tras un periodo de incubación de 1 a 3 semanas, se manifiestan los signos clínicos asociados con la infección, aunque algunos animales infectados pueden permanecer asintomáticos durante un período prolongado. La duración de los signos clínicos asociados a EMC puede ser en algunos casos de hasta 2 meses.

Signos clínicos y lesiones asociados a la infección por Ehrlichia canis:

  • Apatía
  • Depresión
  • Anorexia
  • Disnea
  • Hipertermia
  • Linfoadenopatía
  • Esplenomegalia
  • Hemorragias cutáneas y en membranas mucosas (petequias – equimosis)
  • Epistaxis
  • Vómitos
  • Lesiones oculares (uveítis, opacidad corneal)
  • Nistagmo
  • Paresia
  • Ataxia
  • Convulsiones

Alteraciones en Hemograma y bioquímica sérica:

  • Trombocitopenia
  • Leucopenia
  • Anemia no regenerativa normocítica y normocrómica
  • Incremento de enzimas hepáticas
  • Hiperproteinemia (Hipergamaglobulinemia)
  • Hipoalbuminemia

 

En la mayoría de los casos, los animales se recuperan sin tratamiento, dependiendo de la respuesta del sistema inmunitario del animal. Las manifestaciones cursan generalmente tres etapas clínico-patológicas.

 

  • Fase aguda. En esta primera fase, pueden manifestarse signos que incluyen fiebre, anorexia, letargo, linfadenomegalia, esplenomegalia, leucopenia, trombocitopenia y anemia no regenerativa. La fase aguda de la enfermedad se debe en gran medida a una vasculitis. Por lo general, la mayor parte de los perros afectados se recuperan en esta fase. Sin embargo, en otros casos, los animales infectados progresan a la fase subaguda y a la fase crónica.
  • Fase subaguda. Los animales afectados pueden presentar hipergammaglobulinemia, trombocitopenia y anemia. En estos casos, la enfermedad puede prolongarse durante meses o incluso años.
  • Fase crónica. Los signos y síntomas asociados pueden incluir afectación ocular y meníngea, pancitopenia, mielosupresión y hemorragia. La mortalidad puede ser elevada en aquellos casos que progresan a la fase crónica. Otros signos y síntomas asociados pueden incluir uveítis, hemorragias de la retina y la enfermedad del sistema nervioso central SNC. Además, los animales en la etapa aguda y subaguda pueden presentar una linfocitosis con granularidad celular típica de la leucemia linfocítica.

 

Diagnóstico

En caninos, el diagnóstico de la infección por Ehrlichia canis se basa en la combinación de una anamnesis muy completa para evaluar la exposición a la infestación por garrapatas, la valoración de los signos clínicos, parámetros hematológicos y bioquímicos, serología y/o PCR.

Las técnicas mas utilizadas actualmente para su diagnóstico son el ELISA indirecto, frotis de sangre periférica, test rápido de cromatografía en capa sólida (inmunocromatografía) y la reacción en cadena de la polimerasa (PCR), siendo la inmunocromatografía y el frotis, las más utilizadas para el diagnóstico en los laboratorios y clínicas veterinarias.

Diagnóstico morfológico

El diagnóstico definitivo se obtiene mediante la observación de mórulas en el interior de linfocitos y/o monocitos, no obstante, no es frecuente encontrarlas. Para aumentar la sensibilidad diagnóstica se realizan extensiones de la capa leucoplaquetaria o citología de ganglios linfáticos, en este caso, la sensibilidad diagnóstica es de entre el 61 – 66%.

Diagnóstico serológico

Con pruebas serológicas se puede detectar anticuerpos anti-Ehrlichia en pacientes infectados experimentalmente, a partir de los siete días post infección, aunque muchos no desarrollan los anticuerpos sino hasta 28 días después de la infección. El diagnóstico serológico nos indica la presencia de anticuerpos producto de la exposición y/o infección con Ehrlichia canis. La técnica de ELISA indirecto con índice de positividad nos permite obtener un resultado cuantitativo el cual, en ciertos casos, nos permitirá evaluar si existe un incremento de anticuerpos y confirmar una infección en curso. El tést de inmunocromatografia nos indica la presencia o ausencia de anticuerpos anti E. canis presentes en sangre.

Diagnóstico Molecular

La utilización de técnicas moleculares para la detección de ácidos nucleicos de diferentes patógenos en medicina veterinaria se ha incrementado en los últimos años. Específicamente, para la detección de Ehrlichia canis, existen PCR en tiempo real de sangre entera, material de punción de ganglios linfáticos y/o médula ósea. Esta técnica permite detectar el ADN de Ehrlichia canis en períodos tempranos luego de la primo-infección, en la fase subclínica o crónica. Algunos autores han reportado, en estudios epidemiológicos, la detección de animales portadores sanos (fase subclínica) sin signología asociada, lo que permite que la enfermedad se expanda a otros caninos de la población. La PCR puede ser usada no sólo para el diagnóstico de la enfermedad, sino también para evaluar el éxito del tratamiento con antibióticos y reducir el riesgo de reinfección del paciente.

Control y prevención

El tratamiento de EMC consiste en la administración de agentes anti-rikettsiales y tratamiento sintomático. Las tetraciclinas son el compuesto mas utilizado y la pauta de tratamiento mas comúnmente empleada es la administración de doxiciclina durante un período de aproximadamente 4 semanas.

La prevención  de la infección por Ehrlichia spp consiste claramente en evitar la exposición a la  infestación por garrapatas.

 

Deja un comentario